¿Se puede negar un vecino a pagar el ascensor? Todo lo que necesitas saber

¿Se puede negar un vecino a pagar el ascensor? Todo lo que necesitas saber
¿Se puede negar un vecino a pagar el ascensor? Todo lo que necesitas saber

La pregunta de si un vecino puede negarse a pagar los gastos del ascensor en una comunidad de propietarios es común y relevante.

La respuesta depende de diversos factores legales y normativos que regulan la Ley de Propiedad Horizontal en España.

En este artículo, desglosaremos los aspectos clave de esta cuestión, basándonos en la legislación vigente para que los propietarios comprendan sus derechos y obligaciones.

La Ley de Propiedad Horizontal y los gastos comunes

Artículo 9 de la Ley de Propiedad Horizontal

Según el Artículo 9 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH), todos los propietarios tienen la obligación de contribuir a los gastos generales de la comunidad.

Estos gastos incluyen el mantenimiento y conservación de elementos comunes, como el ascensor, independientemente del uso que se haga de ellos. La ley establece:

«Son obligaciones de cada propietario: e) Contribuir con arreglo a la cuota de participación fijada en el título o a lo especialmente establecido a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización.»​​

Coeficiente de participación

Cada propietario tiene asignado un coeficiente de participación que determina su contribución a los gastos comunes. Este coeficiente se basa en la superficie de la propiedad y su situación dentro del edificio.

La contribución es obligatoria y no se puede evadir, salvo excepciones muy específicas contempladas en la ley.

Requisitos para la aprobación de la instalación del ascensor

Para que una comunidad de vecinos pueda proceder con la instalación de un ascensor, es necesario cumplir con ciertos requisitos legales y obtener la aprobación correspondiente. A continuación, se detallan los pasos más importantes:

1. Convocatoria de Junta de Propietarios

La instalación de un ascensor debe ser discutida y aprobada en una Junta de Propietarios. Esta junta debe ser convocada de acuerdo con los estatutos de la comunidad y la legislación vigente. Generalmente, la convocatoria debe incluir en el orden del día la propuesta de instalación del ascensor.

2. Mayoría necesaria para la aprobación

Para aprobar la instalación del ascensor, es necesario contar con una mayoría cualificada de los votos de los propietarios. Según la Ley de Propiedad Horizontal en España, se requiere una mayoría de tres quintos del total de propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación.

3. Inclusión en el acta de la junta

Una vez obtenida la mayoría necesaria, la decisión debe ser recogida en el acta de la Junta de Propietarios. Este documento debe reflejar claramente el acuerdo alcanzado, incluyendo detalles sobre el presupuesto, el proyecto técnico y las posibles subvenciones disponibles.

¿Quién está obligado a pagar la obra?

La obligación de pagar la instalación del ascensor puede variar dependiendo de la situación específica de la comunidad y de la legislación aplicable. A continuación, se describen las principales consideraciones:

1. Propietarios con discapacidad o mayores de 70 años

Cuando la instalación del ascensor se realiza para mejorar la accesibilidad de propietarios con discapacidad o mayores de 70 años, todos los propietarios están obligados a contribuir al gasto, incluso si no votaron a favor de la obra. Esta obligación se basa en el principio de garantizar la accesibilidad universal.

2. Beneficiarios directos

Los propietarios que se beneficien directamente de la instalación del ascensor, como aquellos que viven en plantas altas, generalmente están obligados a contribuir al coste. En algunas comunidades, se establece que los gastos se repartan en función de la cuota de participación o del uso potencial del ascensor.

3. Exoneraciones específicas

En ciertos casos, algunos propietarios pueden estar exonerados de pagar la instalación del ascensor. Esto puede ocurrir si los estatutos de la comunidad así lo establecen o si se acuerda en la Junta de Propietarios. Sin embargo, esta exoneración no es automática y debe ser aprobada por la mayoría cualificada de la comunidad.

Requisitos de instalación del ascensor

Una vez aprobada la instalación del ascensor, es fundamental cumplir con una serie de requisitos técnicos y legales para llevar a cabo la obra de manera adecuada:

1. Proyecto técnico

El proyecto de instalación del ascensor debe ser elaborado por un técnico competente, como un arquitecto o un ingeniero. Este proyecto debe incluir planos detallados, cálculos estructurales y el cumplimiento de la normativa vigente en materia de seguridad y accesibilidad.

2. Licencias y permisos

Antes de iniciar las obras, es necesario obtener las licencias y permisos correspondientes del ayuntamiento u otras autoridades competentes. Esto incluye permisos de obra, licencias de actividad y cualquier otro trámite administrativo necesario.

3. Normativa de seguridad

La instalación del ascensor debe cumplir con la normativa de seguridad vigente, que incluye aspectos como la resistencia estructural, la evacuación en caso de emergencia y las medidas de protección contra incendios. Además, el ascensor debe ser accesible para personas con movilidad reducida, cumpliendo con la legislación sobre accesibilidad.

4. Mantenimiento y revisiones periódicas

Una vez instalado, el ascensor debe ser sometido a un mantenimiento regular y a revisiones periódicas para garantizar su correcto funcionamiento y seguridad. Las comunidades de vecinos suelen contratar a empresas especializadas para llevar a cabo estas tareas.

Excepciones y casos especiales

Propietarios de bajos y locales comerciales

Una excepción importante la constituyen los propietarios de bajos y locales comerciales que no tienen acceso al ascensor. Según el Artículo 17.2 de la LPH:

«Cuando se trate de decisiones sobre la instalación de infraestructuras comunes para el acceso a los servicios de telecomunicación, o la adaptación de los existentes, así como la instalación de sistemas comunes o privativos de aprovechamiento de energías renovables, no se podrá repercutir el coste sobre aquellos propietarios que no hubieran votado expresamente en la junta a favor del acuerdo.»​​

En el caso de los locales comerciales, si no tienen acceso ni uso del ascensor, pueden solicitar a la junta de propietarios la exención de dichos gastos. No obstante, esta exención no es automática y debe ser aprobada por la comunidad.

Propietarios en situación de vulnerabilidad

En situaciones de vulnerabilidad económica, algunos propietarios pueden solicitar una reducción o exención temporal de los gastos del ascensor. Sin embargo, esta medida debe ser acordada por la comunidad en junta, y generalmente requiere justificación documentada de la situación financiera del propietario.

Procedimiento para la reclamación de deudas

Medidas preventivas y reclamación judicial

El Artículo 21 de la LPH establece las medidas preventivas y la reclamación judicial de las deudas por impago de los gastos comunes:

«La junta de propietarios podrá acordar medidas disuasorias frente a la morosidad… En todo caso, los créditos a favor de la comunidad devengarán intereses desde el momento en que deba efectuarse el pago correspondiente y éste no se haga efectivo.»​​

La comunidad puede reclamar judicialmente las deudas acumuladas por cualquier propietario que no cumpla con sus obligaciones.

El procedimiento incluye el proceso monitorio, donde se certifica la deuda y se solicita al juzgado el cobro correspondiente.

Proceso monitorio

El proceso monitorio es una herramienta eficaz para la reclamación de deudas en comunidades de propietarios.

Este procedimiento permite a la comunidad de vecinos reclamar de manera rápida y sencilla los impagos, presentando un certificado de la deuda emitido por el secretario de la comunidad y firmado por el presidente.

En resumen, no es legalmente válido que un vecino se niegue a pagar los gastos del ascensor sin una justificación aprobada por la comunidad de propietarios.

La Ley de Propiedad Horizontal establece claramente las obligaciones de los propietarios en cuanto a la contribución a los gastos comunes, incluyendo el mantenimiento del ascensor.

Existen excepciones específicas para locales comerciales y situaciones de vulnerabilidad, pero en general, todos los propietarios deben cumplir con sus obligaciones para garantizar el buen funcionamiento y mantenimiento de la comunidad.

Preguntas Frecuentes:

¿Puede un vecino negarse a pagar la instalación del ascensor?

En general, un vecino no puede negarse a pagar la instalación del ascensor si la obra ha sido aprobada por la mayoría cualificada en la Junta de Propietarios y si la instalación se realiza para mejorar la accesibilidad de personas con discapacidad o mayores de 70 años. En otros casos, puede haber excepciones si los estatutos de la comunidad lo permiten o si se llega a un acuerdo específico en la junta.

¿Qué mayoría se necesita para aprobar la instalación de un ascensor?

Para aprobar la instalación de un ascensor, se requiere una mayoría de tres quintos de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación. Esta mayoría cualificada es necesaria para asegurar que la decisión cuenta con un amplio consenso en la comunidad.

¿Qué pasa si no se obtiene la mayoría necesaria?

Si no se obtiene la mayoría necesaria para aprobar la instalación del ascensor, la propuesta no puede llevarse a cabo. Sin embargo, los propietarios interesados pueden buscar alternativas, como obtener subvenciones públicas que faciliten la financiación del proyecto o negociar con otros vecinos para alcanzar un acuerdo.

¿Quién debe pagar el mantenimiento del ascensor?

El mantenimiento del ascensor debe ser pagado por todos los propietarios de la comunidad, de acuerdo con las cuotas de participación establecidas en los estatutos de la comunidad. Este coste se reparte de manera proporcional, aunque puede haber excepciones si se acuerdan en la Junta de Propietarios.

¿Qué ocurre si un propietario se niega a pagar su cuota?

Si un propietario se niega a pagar su cuota correspondiente para la instalación o mantenimiento del ascensor, la comunidad de vecinos puede iniciar acciones legales para reclamar el importe adeudado. Esto puede incluir la presentación de una demanda judicial para asegurar el pago de las cuotas pendientes.

En resumen, la instalación de un ascensor en una comunidad de vecinos implica cumplir con requisitos legales y técnicos, obtener la aprobación de la mayoría cualificada y garantizar la contribución equitativa de todos los propietarios.

Es fundamental conocer estos aspectos para asegurar una convivencia armoniosa y el correcto funcionamiento del ascensor.

Cumplir con los pagos de los gastos comunes, incluyendo el ascensor, es una responsabilidad compartida que garantiza el bienestar y mantenimiento de todos los vecinos.