Si pago solo una parte de la derrama ¿puede votar?

Si pago solo una parte de la derrama ¿puede votar?
Si pago solo una parte de la derrama ¿puede votar?

Una derrama es una cuota extraordinaria que se establece en una comunidad de propietarios para hacer frente a gastos imprevistos o urgentes, como una reparación o una mejora.

La derrama se aprueba por mayoría simple en una junta de propietarios y se reparte entre los vecinos según su coeficiente de participación.

Pero, ¿qué ocurre si un vecino no paga la totalidad de la derrama o solo paga una parte? ¿Puede ejercer su derecho al voto en las siguientes juntas de propietarios?

La respuesta no es sencilla y depende de varios factores.

En primer lugar, hay que distinguir entre las cuotas ordinarias y las extraordinarias. Las cuotas ordinarias son las que se pagan mensualmente para cubrir los gastos comunes de la comunidad, como la limpieza, el mantenimiento o el seguro.

Las cuotas extraordinarias son las que se establecen puntualmente para afrontar gastos excepcionales, como una derrama.

Según el artículo 15.2 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH), los propietarios que no estén al corriente en el pago de las cuotas ordinarias o extraordinarias no podrán votar en las juntas de propietarios.

Sin embargo, podrán participar en los debates y hacer constar su opinión en el acta.

No obstante, esta limitación al derecho al voto no se aplica si el propietario demuestra que no existe deuda o que esta es errónea o está impugnada judicialmente.

Tampoco se aplica si el propietario consigna judicialmente o deposita en una entidad bancaria la cantidad adeudada antes del inicio de la junta.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta el plazo de prescripción de las deudas.

Según el artículo 1966 del Código Civil, las acciones para exigir el pago de las cuotas ordinarias o extraordinarias prescriben a los cinco años desde que son exigibles.

Esto significa que si un vecino no paga una derrama y pasan cinco años sin que la comunidad le reclame judicialmente, la deuda queda extinguida y el vecino recupera su derecho al voto.

En tercer lugar, hay que considerar el caso de los acuerdos de pago. Es posible que un vecino no pueda pagar la totalidad de la derrama en el plazo establecido y solicite a la comunidad un fraccionamiento o un aplazamiento del pago.

Si la comunidad acepta esta solicitud y se firma un acuerdo de pago, el vecino podrá votar en las juntas siempre que cumpla con lo pactado. Si incumple el acuerdo, volverá a perder su derecho al voto hasta que salde su deuda.

En conclusión, un vecino que paga solo una parte de una derrama puede votar en junta si cumple alguna de estas condiciones:

  • Que demuestre que no existe deuda o que esta es errónea o está impugnada judicialmente.
  • Que consigne judicialmente o deposite en una entidad bancaria la cantidad adeudada antes del inicio de la junta.
  • Que haya prescrito la acción para reclamarle el pago de la derrama.
  • Que haya firmado un acuerdo de pago con la comunidad y lo esté cumpliendo.

En caso contrario, no podrá votar pero sí participar en los debates y hacer constar su opinión en el acta.